¿Para qué sirven las bibliotecas?

2 de septiembre de 2008

No, no es una pregunta ni baladí, ni retórica, ¿para qué sirve una biblioteca?

En la universidad nos repetían una y otra vez que era un templo del saber, un contenedor de sabiduría, un monumento a la literatura... ¡Pamplinas! Cojan ustedes un periódico cualquiera, de un día cualquiera, y... ¿qué verán? Pues bibliotecas abarrotadas de ansiosos estudiantes dispuestos a comenzar la Tercera Guerra Mundial, si es preciso, por un asiento en donde ubicar sus posaderas y un trozo de mesa en donde esparcir sus valiosos apuntes.

Sí, si ya lo sabemos todos los del gremio. Cuántas discusiones se habrán librado en foros y listas de discusión profesionales.

Los políticos usan las bibliotecas como moneda de cambio para sus intereses políticos y no hacen nada por potenciar esos templos del saber y del conocimiento. ¿Que los niños necesitan más horas de biblioteca? Pues se contrata más personal y se abren las bibliotecas más horas, si hace falta las veinticuatro.

En cambio si la colección necesita ser renovada, no hay dinero. Que no se puede prestar porque los dos pobres auxiliares no dan abasto con la catalogación, pues que la gente espere, total para lo que leen. Si lo importante es que la gente vea que la biblioteca está abierta y con libros. Que no hay préstamo, pues ya llegará ese día...

¿En qué nos hemos convertido? Pues en refugio de apuntófagos, en videoclub y en cibercafé. Tres en uno, como la santísima trinidad.

11 Comentarios:

Cristina dijo...

Pero si nunca hemos pasado de ser un sitio donde se almacenan libros ;) como la decisión de abrir la biblio con el fondo sin catalogar no está en tus manos, y nada puedes hacer si no es ir catalogando cuando buenamente puedas, mira de no agobiarte (qué fácil de decir...) en lo posible. Que sois dos para una biblio inmensa y con mucho libro pendiente...mejor evitar las bajas por depresión ;)

uvejota dijo...

Tristemente cierto lo que dices, se ha debatido tanto y seguimos estando en los mismos lugares, entre libros amontonados... pero creo que gran parte de nuestro pesar lo creamos nosotros mismos.

Jaume Julià dijo...

¿De vuelta al curro? Nada mejor que llegar el primer día después de unas vacaciones y ver la sala de lectura rebosante de universitarios devorando apuntes.
Tiene que haber salas de estudio, la gente las necesita, pero en espacios diferentes al de nuestras bibliotecas ;)

Mentxu dijo...

Pensemos que somos nosotros los que estamos en lo cierto. Que al menos somos un grupo que le damos a las bibliotecas el valor que tienen como espacios de cultura y reconocemos su labor social. Si el resto no ve más allá de sus narices y sólo quieren recopilar votos y estadísticas, allá ellos.
No me gustaría adoptar nada de su actitud, pero si así fuera, me pondría su mismo impermeable para luchar contra el síndrome del bibliotecario quemado.

fanhunter dijo...

Se le ha olvidado que las bibliotecas son también "Guarderías gratuitas" donde los padres "aparcan" a sus pequeños salvajes, sin explicarles unas mínimas normas de conducta, lo que se traduce en un montón de críos desordenándolo todo, corriendo entre las mesas y estanterías, pegando voces y peleando por los ordenadores. Además, como lo único que importa a los políticos es el número de visitantes para sus estadísticas, no se puede expulsar a nadie ni vetar el acceso.

Un caso que vi cuando hacía las prácticas me dejó helado: Niño que juega a darle vueltas al torno de la entrada, mientras su padre habla con otro como si estuviera en un bar sin hacerle ni puñetero caso. En esto que una niña pasa corriendo sin mirar, y recibe un golpe del torno en la cabeza que provoca que quede casi K.O. La primera reacción del personal responsable: ¿Imponer disciplina y expulsar y vetar durante un tiempo tanto a los niños como a los padres implicados en el incidente por mal uso de las instalaciones? NO, que no se puede echar a nadie. Hay que pensar en cómo quitar el torno.

Y esos niños mal educados por padres indolentes que sólo han tenido hijos porque los veían como si fueran algo mono y divertido, y no una responsabilidad, son los usuarios del futuro de las salas de lectura y de investigación.

Así nos va.

Grine dijo...

Y esos niños mal educados [...] son los usuarios del futuro de las salas de lectura y de investigación.

Ayyyyyy, eso duele, creo que no llego a la jubilación antes de que llegue ese "estupendo" futuro...

¡Y que vivan las bibliotecas municipales gestionadas por políticos ineptos! :(

unquepassava dijo...

Tiene que haber salas de estudio, la gente las necesita, pero en espacios diferentes al de nuestras bibliotecas ;)

Esto lo he dicho y repetido un montón de veces y siempre recibo la misma respuesta: que es cosa de las facultades y estas tienen otras prioridades. Al fin y al cabo, ya está la biblioteca, no? Es un pez que se muerde la cola.

Jaume Julià dijo...

Hombre,
la administración debería exigir a las universidades, igual que a cualquier otro centro de enseñanza oficial, unos requisitos mínimos.
Al final el problema siempre es el mismo, la poca educación que tenemos en este país (aunque no en exclusiva, que supongo que en otros lares andarán como nosotros)

GeekTeca dijo...

Se despista uno un momento y se la lían en el blog ;)

Trabajar en un servicio público tiene sus pros y sus contras, no vamos a negarlo. Supongo que a fuerza de repetir las cosas e insistir en ellas podremos llevar el barco a buen puerto. Pero el panorama es desesperante y desalentador.

Mi santa y yo llevamos trabajando siete meses como auténticas fieras para poner en marcha la biblioteca. Estamos echando el resto, poniendo ilusión, esfuerzo y sobre todo ganas de hacer bien las cosas. Incluso realizamos tareas que no son propias de nuestra categoría (que no se enteren los colegios profesionales ;)), todo para que la biblioteca pueda llegar a ser eso que nos enseñaban en la universidad.

No queremos que la biblioteca sea un almacén de libros, ni un videoclub, ni un cyber. Tenemos una labor difícil de cumplir y queremos hacerlo bien. Ya veremos qué sale...

Arcana Mundi dijo...

Estimado señor:
He leído con muchísimo interés su entrada, y la verdad quisiera pedirle un favor.
En mi blog he publicado un artículo en relación a la Biblioteca Insular en la cual estudiaba hasta hace bien poco las oposiciones. Veo en ella cosas positivas y negativas. Me haría mucha ilusión que leyera, cuando usted tuviese a bien mi entrada y diera su opinión.
Es mi ilusión que después de aprobar la plaza de Auxiliar Administrativo "colarme" en una biblioteca. Por eso ya me pongo las pilas en todo lo que se refiera al mundillo.
Mi blog es: www.molestoluegoexisto.blogspot.com
Saludos desde Gran Canaria.

MARIANA dijo...

PERDON PERO NO ME SIRVE ESTA INFORMACION DE TODAS FORMAS MUCHAS GRACIAS